ENTREVISTA

La integración laboral de personas en riesgo de exclusión: Empresas dispuestas a conceder una segunda oportunidad


Ana Muñoz de Dios, Agustín González Hermosilla, Miguel Ángel García,

directora, director de Recursos Humanos, director de Recursos Humanos de Fundación Integra, Ferroser (Grupo Ferrovial), Grupo VIPS

Ana Muñoz de Dios, Agustín González Hermosilla, Miguel Ángel García 31/08/2012

Convencidos de que el trabajo es la clave para la integración social, Fundación Integra tiene como objetivo ayudar a quienes más lo necesitan a encontrar un trabajo: personas en riesgo de exclusión como exdrogodependientes, exreclusos, víctimas de violencia de género o jóvenes en riesgo, entre otros.

El Grupo Ferrovial ha integrado ya a más de 150 personas en riesgo de exclusión, “de las que hemos aprendido mucho de su capacidad de trabajo, afán de superación, esfuerzo e ilusión por vencer las barreras”, afirma el director de RR HH de Ferroser, de Grupo Ferrovial.

La integración de personas en riesgo de exclusión es uno de los cuatro ejes del Plan Director 2012-2014 de Grupo Vips, junto con la participación ciudadana de los empleados, el apoyo a los jóvenes y la mejora de hábitos en salud y medio ambiente. El Grupo ha integrado ya a más de 200 personas en riesgo de exclusión.

Tener antecedentes penales, haber sido víctima de violencia doméstica o drogodependiente son situaciones vitales que pesan mucho a la hora de encontrar trabajo. Con el objetivo de ayudar a la integración laboral de las personas víctimas de la exclusión social en el año 2001 se fundó la Fundación Integra. Su trabajo a lo largo de los últimos once años ha permitido integrar en el mundo laboral a más de 3.000 personas. Para conseguir la integración laboral de estos colectivos, la Fundación Integra realiza una labor de intermediación entre entidades sociales y empresas diseñando itinerarios personalizados que integran diferentes fases: acogida, formación y desarrollo, derivación de candidatos a empresas, contratación y seguimiento. En la actualidad, la Fundación trabaja con más de un centenar de empresas, entre las que se encuentran Ferrovial, Grupo Vips, Eulen, OHL, Acciona, ACS, Barceló, Fiesta Hotel Group, Grupo Cofares, Alsa, Pascual, Indra o Carrefour.

Fundación Integra nació en el año 2001, ¿qué les lleva, en ese momento, a poner en marcha un proyecto de estas características?

Ana Muñoz de Dios, de Fundación Integra. En el año 2001, a pesar de ser un buen momento para el empleo en España, había grupos que se quedaban fuera del mercado laboral y que seguían en riesgo de exclusión. Hablamos de mujeres víctimas de violencia de género, jóvenes en libertad vigilada, prostitutas, exdrogodependientes, exreclusos, personas sin hogar... En la mayoría de los casos, se trata de personas que están realizando procesos de rehabilitación o reinserción social en entidades sociales, pero tienen muy difícil el acceso al mercado laboral porque tienen un pasado que les pesa. La Fundación nace para ayudar a todas estas personas que ya han hecho un proceso de rehabilitación social de la mano de entidades sociales a llegar a la empresa convencidos de que el trabajo es la llave que da la vuelta interna realmente en la sociedad.

La Fundación Integra cuenta con el apoyo de 18 empresas patronas, como Grupo Vips y Grupo Ferrovial, y en la actualidad colabora con más más de 100 organizaciones. ¿Qué relación se establece entre la Fundación y las empresas con las que colabora?

Ana Muñoz de Dios, de Fundación Integra. La Fundación empieza a trabajar con un grupo de empresas patronas que aportan una cuota patronal e integran personas en riesgo de exclusión en sus plantillas, pero además tenemos a otras 100 empresas para quienes somos una fuente más de reclutamiento. Cuando tienen una posición, nos la pasan y la cubrimos con trabajadores que sean aptos para ese puesto. Tenemos claro que la empresa no está haciendo caridad, porque lo que necesita es un trabajador que cumpla con las características del puesto y que sea igual que los demás. Por ello, nuestro objetivo es buscar personas que tengan el perfil que ellos demandan, da igual el pasado que tengan, y eso es lo que les pedimos a ellos: no te fijes en el pasado sino en la aptitud para el puesto y en la actitud que tienen hacia el trabajo.

¿Qué valoración hace de estos once años de andadura de la Fundación?

Ana Muñoz de Dios, de Fundación Integra. Empezamos con un objetivo pequeño, que era integrar dos personas en riesgo de exclusión social por empresa, y hoy son más de 3.000 las personas integradas. Compañías como Grupo Vips llevan más de 200 personas integradas en sus plantillas y Grupo Ferrovial más de 150. Además, la valoración realizada por los jefes directos de estas 3.000 personas es, en un 90% de los casos, positiva o muy positiva.

¿Cuál es el secreto de estos excelentes resultados?

Ana Muñoz de Dios, de Fundación Integra. La historia nos ha demostrado que cuando una persona en riesgo de exclusión entra en una empresa con anonimato se comporta igual que el resto de la plantilla y esto es lo que permite que al poco tiempo su vida esté normalizada, no sólo por la autosuficiencia económica que le supone trabajar, sino también para su autoestima, su dignidad y el establecimiento de nuevas amistades que no pertenecen a su círculo de exclusión. Agustín González Hermosilla, de Ferroser (Grupo Ferrovial). Cuando iniciamos la colaboración temíamos que los prejuicios pudieran suponer un obstáculo en la integración laboral, pero tanto la confidencialidad, garantizada en todos los procesos de selección, como el alto grado de compromiso por parte de todos los implicados, han hecho posible que estas personas trabajen con normalidad, como el resto de sus compañeros, integrándose en el día a día de nuestra actividad.
Miguel Ángel García, de Grupo Vips. La integración ha llegado a tal punto que ha habido algunos casos en los que la misma persona ha compartido su situación con sus compañeros. De esta forma, la persona llega a un estadio de superación de su propia situación porque ha sido capaz de elevarse, de compartirlo y de sentirse orgullosa ella misma.

¿Qué valores aportan estas personas que integran en sus organizaciones?

. Ha sido una experiencia muy enriquecedora para nuestra organización, no sólo por lo que hemos podido aportar a través de las diferentes contrataciones sino, fundamentalmente, por lo que nosotros hemos aprendido de estas personas, de su capacidad de trabajo, afán de superación, esfuerzo e ilusión por salvar las barreras y dificultades a las que han tenido que enfrentarse. Nos sentimos plenamente identificados con estos valores.
Miguel Ángel García, de Grupo Vips. Tienen compromiso e ilusión. Y de esos dos componentes me quedo con el de la ilusión porque a partir de ahí ya lo tienes todo. Es decir, si cuando encuentras un trabajo tienes ilusión, da igual si sabes o no sabes, vas a aprender. Las personas que nos manda la Fundación Integra tienen esa ilusión y creo que es un componente difícil de valorar en un esquema de un proceso de selección, pero que es fundamental a la hora de integrar a una persona porque, además, la ilusión se contagia.

Y ello también repercute positivamente en sus plantillas y en sus organizaciones…

Agustín González Hermosilla, de Ferroser (Grupo Ferrovial). A nosotros nos está aportando satisfacción tanto personal como profesional. Como dice nuestro vicepresidente, Joaquín Ayuso, cuando nuestros colaboradores conocen los proyectos en los que estamos implicados, les generan un orgullo de per tenencia que repercute de manera positiva en nuestra cultura organizativa.

¿Cómo está afectando la crisis en la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión social?

Ana Muñoz de Dios, de Fundación Integra. Si mucha gente ya lo tenía difícil en el año 2001, no hay más que imaginarse cómo lo tiene ahora que compite con cinco millones de personas con curriculums y habilidades mejores. La gente que llega ahora a la Fundación se ha cuadriplicado en relación a antes de que empezara la crisis y esto nos ha hecho posicionar en la exclusión más severa. A nivel interno, la crisis ha cambiado nuestra forma de trabajar. Antes pedíamos que las personas estuviesen contratadas en un plazo máximo de 15 días y que fueran contratos indefinidos. Ahora vemos que una sustitución también es buena porque esos meses que una persona pasa por una empresa les cambia el curriculum, ya no vienen de la cárcel sino que vienen del Grupo Vips o de Ferrovial.
Agustín González Hermosilla, de Ferroser (Grupo Ferrovial). No cabe duda de que el entorno económico en el que estamos inmersos dificulta nuestra labor. Además, esta situación ha incrementado el número de personas que integran los colectivos con riesgo de exclusión social. Nosotros intentamos equilibrarlo con un mayor esfuerzo y empeño en la consecución de nuestros objetivos, ya que entendemos que, ahora más que nunca, estas personas necesitan del compromiso de todos.
Miguel Ángel García, de Grupo Vips. Es cierto que el mercado laboral ha cambiado y que, obviamente ahora hay menos ofertas de puestos de trabajo. En nuestro caso, si antes teníamos muchas ofertas de tiempo completo, ahora tenemos muchas ofertas de tiempo parcial, pero lo que no ha cambiado es que seguimos recurriendo a la Fundación Integra para cubrir nuestras vacantes porque nos ofrece la credibilidad y la garantía de que detrás hay un proceso de selección y de formación riguroso. Haber integrado a 400 personas a estas alturas del año no es fruto de la casualidad, tiene mucho trabajo detrás.

¿Qué retos de futuro se han marcado en la Fundación Integra?

Ana Muñoz de Dios, de Fundación Integra. Nuestro reto es doble. Por una parte, seguir creciendo en colaboración con empresas y, por otra, trabajar mucho con la Administración. Cada vez estamos más cerca de los interlocutores de las administraciones, tanto locales como nacionales, para trabajar y cambiar, por ejemplo, las bonificaciones que afectan a estos colectivos. El futuro es ayudar a que, desde la legislación, se prime a las empresas que están trabajando en la inclusión de colectivos con riesgo de exclusión y se les ayude. En estos momentos de crisis, estamos viendo que las bonificaciones sí son un estímulo para la contratación. Por ello, nos ayudaría mucho que las bonificaciones fueran mayores y que hubiera mayor sensibilización hacia estos colectivos para que no se vieran como potencialmente conflictivos.

Cómo hacer posible una segunda oportunidad

• Con el objetivo de ayudar a la integración laboral de las personas víctimas de la exclusión social, en el año 2001 se fundó la Fundación Integra. Su trabajo a lo largo de los últimos once años ha permitido integrar en el mundo laboral a más de 3.000 personas.
Miguel Angel Garcia, de Grupo Vips: La integración ha llegado a tal punto que ha habido algunos casos en los que la misma persona ha compartido su situación con sus compañeros. De esta forma, la persona llega a un estadio de superación de su propia situación porque ha sido capaz de elevarse, de compartirlo y de sentirse orgullosa ella misma.
Agustín González Hermosilla, de Ferroser (Grupo Ferrovial). Ha sido una experiencia muy enriquecedora para nuestra organización, no solo por lo que hemos podido aportar a través de las diferentes contrataciones sino, fundamentalmente, por lo que nosotros hemos aprendido de estas personas, de su capacidad de trabajo, afán de superación, esfuerzo e ilusión por salvar las barreras y dificultades a las que han tenido que enfrentarse. Nos sentimos plenamente identificados con estos valores.

  Enviar entrevista






CAPTCHA Image