ENTREVISTA

La gestión responsable de Bankinter, reconocida por los principales índices de sostenibilidad


Raquel Azcárraga,

directora de Sostenibilidad de Bankinter

Raquel  Azcárraga 15/06/2018

A través de su Programa de Gestión Ambiental, Bankinter lleva más de una década trabajando para minimizar sus impactos directos sobre el medio ambiente. Internamente, la entidad se ha centrado en identificar, gestionar y mitigar su huella de carbono y, a nivel externo, el último hito de su estrategia de cambio climático ha venido dado con su participación activa en una iniciativa promovida por el Natural Capital Protocol, dentro del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

 

Bankinter ha puesto en marcha el nuevo Plan de sostenibilidad “Tres en Raya” 2016-2020. ¿Cuáles son sus principales características?

Efectivamente, en la actualidad tenemos en marcha un plan de sostenibilidad con el horizonte 2020 que sigue pivotando sobre tres ejes: económico, social y medioambiental. Consta de 18 líneas estratégicas y 47 programas, de los cuales derivan decenas de acciones. A diferencia de su predecesor, el segundo plan “Tres en Raya” tiene un mayor alcance porque se trata de un plan transversal que aborda desde las mejores prácticas de gobierno corporativo a los programas que desarrolla la Fundación de la Innovación de la que Bankinter es entidad promotora.

 

Para velar por el cumplimiento de este plan, la compañía dispone del Comité de Sostenibilidad. ¿Cuáles son sus funciones?

En primera instancia, el Comité de Sostenibilidad es el órgano responsable de asegurar el cumplimiento de los diez principios recogidos en la Política de Sostenibilidad de Bankinter, aprobada por el Comité de Sostenibilidad del banco en enero de 2016. Este órgano está dirigido por el Presidente de la entidad, Pedro Guerreo, e integra a directores de áreas tan diversas como la directora de Personas y Comunicación, el director del área de Riesgos o el de Relación con Inversores. Se trata de un comité multidisciplinar formado por 16 miembros, que a su vez se desgaja en grupos de trabajo, los encargados de desarrollar las 18 líneas estratégicas del Plan de Sostenibilidad. El Comité de Sostenibilidad se reúne con una periodicidad mínima cuatrimestral, y rinde cuentas del grado del despliegue de las líneas estratégicas ante el Consejo de Administración, como mínimo una vez al año, a través de la Comisión de Nombramientos y Buen Gobierno Corporativo, reportando mensualmente ante el Comité de Dirección.

Sus funciones pasan por definir la estrategia de sostenibilidad, velar por la efectiva integración en la gestión de las áreas correspondientes de los principios recogidos en la política, garantizar la disponibilidad de los recursos y las herramientas necesarios para la implantación y mejora de la gestión de la Sostenibilidad, o facilitar la información precisa para recoger en los cuestionarios que periódicamente pasan los analistas de sostenibilidad.

 

¿Qué hitos han alcanzado?

Un hito fundamental es la incorporación de Bankinter, por primera vez, en 2017 en el Dow Jones Sustainability Index Europe, el índice de referencia en materia de gestión de la Sostenibilidad, junto con otras nueve entidades financieras. Este hecho representa un reconocimiento a una buena gestión ASG (Ambiental, Social y de Gobernanza) de la compañía, tras ser escrupulosamente escrutadas estas vertientes extrafinancieras por analistas de sostenibilidad. Además, tenemos excelentes ponderaciones en otros índices tan importantes como el FTSE4Good y el MSCI. En este sentido, no podemos ignorar el hecho de que cada vez son más los inversores institucionales que están poniendo el foco, además de en la gestión social y de gobierno corporativo de las compañías, en su desempeño medioambiental antes de decidirse a invertir en ellas.

 

A pesar de que Bankinter no es una industria intensiva en carbono, la entidad está muy volcada en el ámbito medioambiental. ¿Por qué?

Efectivamente, entendemos que nuestra mayor responsabilidad con el medio ambiente no viene dada por la gestión de nuestra huella de carbono operacional, sino que realmente donde mayor valor podemos aportar a nuestro entorno natural es mediante la gestión de nuestros aspectos indirectos, básicamente a través de nuestras políticas de financiación y de inversión. En este sentido, además de haber incorporado criterios sociales y medioambientales en nuestro Acuerdo Marco de Riesgos, Bankinter es la única entidad española que, junto con otras cinco entidades financieras de otros países, se ha integrado en el grupo de trabajo que, a nivel mundial, ha puesto en marcha la iniciativa Natural Capital Protocol. Se trata de una iniciativa del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente que busca desarrollar herramientas y guías que faciliten a distintos sectores la identificación del impacto que su actividad tiene sobre el capital natural.

 

¿En qué consiste esta participación?

Nuestra participación en la iniciativa consiste en desarrollar un proyecto piloto de aplicación del suplemento del Natural Capital Protocol para el sector financiero. Esta guía ayudará a los bancos a identificar cuáles son los impactos que tienen sus políticas de financiación e inversión sobre el capital natural, entendido el capital natural como biodiversidad terrestre y marina, recursos hídricos, recursos forestales, emisiones, usos del suelo, etc.

En definitiva, estamos hablando de una metodología para la elaboración de un mapa de impactos que se presenta en abril de 2018 en Hong Kong a nivel mundial, y cuya presentación local en España tendremos el orgullo de acoger en nuestra sede de Bankinter en Madrid.

 

¿Qué objetivos persigue esta iniciativa?

El fin es identificar cuáles son los principales impactos que genera en el capital natural de nuestra cartera de inversión y financiación, con el fin de considerar estos aspectos en la toma de decisiones. Si en el cambio climático cada actor debe identificar cuál es su papel, insisto en que el principal rol que jugamos los bancos en estas cuestiones viene dado a través de la gestión de nuestros aspectos indirectos. El siguiente paso consistirá en incorporar criterios ambientales excluyentes más restrictivos para facilitar la transición a una economía baja en carbono.

 

¿En qué líneas están trabajando para identificar estas industrias?

Estamos analizando nuestra cartera de inversión y financiación, clasificándola por sectores y midiendo en qué medida impactan las actividades económicas sobre el capital natural para categorizarlas en consecuencia. En definitiva, estamos haciendo un mapeo para detectar qué sectores de los que estamos financiando tienen un mayor impacto, incorporar criterios ponderables y excluyentes en nuestras políticas de financiación e inversión, ayudando a la toma informada de decisiones.

 

El cambio climático también tiene oportunidades económicas. ¿Cómo las están gestionando?

Estamos potenciando la comercialización de productos que aportan un alto valor desde el punto de vista medioambiental como, por ejemplo, una línea de financiación para la compra de vehículos con cero emisiones. Además, la gestora de activos está trabajando en fondos que invierten en industrias que favorecen esta transición hacia una economía baja en carbono y en cuanto a la Banca de Inversión, la entidad se ha adherido a los Principios de Ecuador.

 

Esta preocupación por el impacto medioambiental no es nueva…

La actual Política de Medio Ambiente y Cambio Climático data de 2011, pero en Bankinter gestionamos nuestros aspectos ambientales desde el año 2005, mediante un sistema de gestión que tenemos certificado según la Norma UNE EN-ISO 14001, y que actualmente cubre a un 43% de la plantilla. Además, fuimos pioneros en la identificación, medición, gestión y neutralización de nuestra huella de carbono y la primera entidad en verificarla externamente e inscribirla en el registro del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente en sus tres alcances: emisiones directas, indirectas e inducidas.Creemos que para seguir avanzando en la gestión medioambiental necesitamos del establecimiento de alianzas estratégicas con el Tercer Sector ambiental y estamos adheridos a iniciativas como el Carbon Disclousure Project (CDP) desde su lanzamiento, el Clúster de Cambio Climático de Forética o iniciativas como La Hora del Planeta de WWF.

 

¿Cómo involucran a su cadena de suministro?

Hemos incluido una cláusula ambiental en el contrato marco que firman todos nuestros proveedores, que les compromete a desarrollar su actividad de la manera más responsable con el medio ambiente. También hemos incorporado criterios ambientales en la homologación de nuestra cadena de proveedores, que nos facilita poderlos categorizar en base a su calidad en la gestión ambiental y social. Adicionalmente, hemos desarrollado iniciativas para la compartición de las mejores prácticas ambientales con algunos de nuestros grandes proveedores.

 

¿Cuáles son los retos de futuro a nivel medioambiental que se ha marcado la entidad?

Nuestra gran aspiración es conseguir la neutralidad en carbono y, para alcanzarla vamos a utilizar una metodología mixta que combinará la reducción de emisiones, su compensación, y la producción y compra de energía verde. Cabe ahora decidir en nuestra hoja de ruta hacia la neutralidad, cuál será el peso que demos a cada uno de estos sistemas.

Además, queremos ser un referente en gestión ambiental para nuestros grupos de interés, y para ello desarrollamos campañas de formación y de concienciación dirigidas a nuestros principales grupos de interés (clientes, empleados, proveedores, etc.). Por ejemplo, para proporcionar a los clientes un asesoramiento que considere los aspectos medioambientales, tenemos un programa de formación dirigido a los empleados de la red de oficinas. Además, ponemos a disposición de todos los empleados un manual de buenas prácticas ambientales, aplicables tanto para el entorno laboral como para el doméstico. También estamos colaborando con nuestros proveedores y hemos elaborado una guía donde compartimos las mejores prácticas en materia de gestión de la ecoeficiencia.

Creemos que en el desafío que nos plantea el cambio climático a todos, la respuesta no puede que ser individual, y pasa por articularla conjuntamente a través de las alianzas estratégicas y de la implicación activa de todos los grupos de interés.

  Enviar entrevista






CAPTCHA Image