Luis Monge y Miguel Ángel Vicente
30/09/2021

Banco Santander e Instituciones Penitenciarias lanzan un programa de educación financiera para personas privadas de libertad

Luis Monge y Miguel Ángel Vicente, director de Sostenibilidad y secretario general de Ejecución Penal y Reinserción Social de Santander España e Instituciones Penitenciarias, respectivamente

Banco Santander, Instituciones Penitenciarias (IIPP) y la Fundación de la Universidad de Cantabria para el Estudio y la Investigación del Sector Financiero (UCEIF), a través del Santander Financial Institute (SANFI), han firmado un convenio para la puesta en marcha del taller “Finanzas para Mortales - Justicia Educativa” en cuatro centros penitenciarios de España. Las sesiones formativas, que están impartidas por profesionales del Santander, facilitan educación financiera básica para la inclusión de las personas privadas de libertad, dotando a internos e internas de los conocimientos económico-financieros suficientes que les permitan tomar decisiones personales y familiares sobre sus finanzas cotidianas de forma responsable e informada.

¿Cuál es el nivel de la educación financiera en España? ¿Por qué es tan importante?

Luis Monge. La sociedad actual se caracteriza por un entorno cambiante, fuertemente acelerado por la tecnología que trae y seguirá trayendo consecuencias en todos los ámbitos de nuestras vidas. En ese sentido, las relaciones económicas entre las personas y las empresas no son una excepción ajena a estos cambios, que ponen de manifiesto la importancia y necesidad de prestar atención a la educación financiera de todos los ciudadanos, porque la ignorancia y el desconocimiento nos hace a todos más vulnerables. 

Hace casi una década, Banco Santander lanzó el programa Finanzas para Mortales, desarrollado en colaboración con SANFI y la Universidad de Cantabria a través de UCEIF. ¿Cuál es su papel?

Luis Monge. En el año 2008 el Banco de España y la CNMV lanzaron el primer Plan Nacional de Educación Financiera y pidieron la colaboración de los bancos. Desde el Santander se valoró que nuestra colaboración con la Universidad de Cantabria en SANFI y UCEIF podían ser una buena plataforma para desarrollar nuestro programa de Educación Financiera y surgió Finanzas para Mortales.

¿En qué consiste y a quién se dirige este programa formativo? 

Luis Monge. La educación financiera es fundamental porque proporciona una mejor comprensión de los conceptos económico-financieros y desarrolla las habilidades que permiten al individuo evaluar riesgos y tomar libremente decisiones personales y familiares de forma responsable. Todos los colectivos necesitan entender estos conceptos, desde el adolescente con su paga, los jóvenes que buscan piso para independizarse, el autónomo que duda si comprar la furgoneta o contratar un renting o los abuelos que aprender a enviar un Bizum a sus nietos. Tenemos diferentes cursos en función de las necesidades reales de alumnos y nuestro objetivo es que la sociedad española mejore sus conocimientos económicos y financieros.

Luis Monge: “Es necesario prestar atención a la educación financiera de todos los ciudadanos, porque la ignorancia y el desconocimiento nos hace a todos más vulnerables”

Además, han involucrado a los empleados en la impartición de este tipo de cursos. ¿Por qué? ¿Qué reacción tienen?

Luis Monge. Desde el primer momento vimos que el programa de Educación Financiera era perfecto para canalizar el enorme talento, años de experiencia, los conocimientos y el compromiso social de nuestros voluntarios. La respuesta fue desde el primer momento estupenda y muy generosa. Nuestros voluntarios son la piedra angular, sin ellos no hubiese sido posible hacerlo, ni con tanta calidad.

En el marco de del programa de Educación Financiera, empleados del Santander imparten el taller “Finanzas para Mortales – Justicia Educativa” en distintos centros penitenciarios de España. ¿Cómo surgió la idea? 

Miguel Ángel Vicente. Inicialmente los contactos con el Santander surgen a raíz de una iniciativa colateral, que son los Programas de Justicia Restaurativa, que se imparten en los centros penitenciarios. Concretamente, uno de los internos del centro de Burgos, con ocasión del desarrollo del taller de Justicia Restaurativa, envía una comunicación a la presidenta del Banco de Santander para pedirle perdón y excusarse de la actividad delictiva que había realizado, en este caso haber atracado una sucursal del banco. El interno realiza esta iniciativa para disculparse y mostrar su arrepentimiento ante ese delito y recibe respuesta de la propia presidenta del Santander ofreciéndole la posibilidad de contactar con el director de la sucursal atracada. A partir de ese momento, se inician los contactos con el Santander que concluyen con esta iniciativa de “Finanzas para Mortales- Justicia Educativa”. 

Miguel Ángel Vicente: “La habilitación en capacidades financieras es necesaria para todas las personas y, en mayor medida, para los internos e internas”

Entendemos que es una iniciativa muy necesaria porque, en última instancia, va dirigida a enseñar a los internos e internas de los centros penitenciaros unas mínimas pautas de actuación y conocimientos en el ámbito financiero que no siempre tienen o que incluso, por la propia estancia prolongada en prisión, han ido perdiendo. 

Luis Monge. La iniciativa surge de una reflexión. La etapa penitenciaria puede ser una oportunidad para que el interno se forme, adquiera conocimientos, competencias y capacitación que le permitan una reinserción postpenitenciaria con mayores posibilidades de éxito. Las sesiones de formación están pensadas para darles unos conocimientos muy prácticos. Piense por ejemplo en la incorporación de la tecnología a toda la operativa, desde cómo se consulta en el móvil una cuenta, se paga un recibo o se hace un pago por Bizum. 

Esta formación financiera básica es crucial para la reinserción social de un interno que sale al mundo libre…

Miguel Ángel Vicente. ¡Claro! Si para todos nosotros es muy importante tener las máximas habilidades y destrezas para desenvolvernos en nuestra cotidianidad, imaginémonos cómo no lo van a ser para personas que temporalmente, y a veces de manera prolongada, han estado apartados del mundo libre. Vivimos en una sociedad en la que la vorágine tecnológica, formativa, etc., tiene unos cambios aceleradísimos que aumenta la brecha que existe para internos e internas. En consecuencia, cualquier iniciativa que tienda a poner en mejor disposición a estas personas de cara al mundo libre es básica. No cabe duda de que ese es el objetivo que tenemos y el objetivo que debe cumplir una institución como la penitenciaria.

¿Cuál ha sido el nivel de satisfacción de los alumnos? 

Miguel Ángel Vicente. Aunque la perspectiva es generalizarlo a todos los centros, implementamos proyectos piloto en cuatro centros penitenciarios de La Coruña, Valencia, Cantabria y Burgos. Hemos terminado este primer piloto con una acogida a nivel interno muy exitosa. Sobre todo, por lo novedoso que significa algo que parece que se ha olvidado como es la habilitación en capacidades financieras que es necesaria para todas las personas y, en mayor medida, para los internos e internas. En un primer momento, la recepción de esta actividad les causó una cierta sorpresa, pero el acogimiento ha sido pleno y muy favorable.

Luis Monge: “Nuestros voluntarios son la piedra angular, sin ellos no hubiese sido posible hacerlo, ni con tanta calidad”

Luis Monge. Nos ha sorprendido muy positivamente su interés y lo participativas que han sido las sesiones, con muchas preguntas y despidiendo a nuestros voluntarios con aplausos. Ya nos han pedido que planifiquemos nuevas sesiones. Estamos trabajando en un temario enfocado específicamente hacia aquellos internos que están capacitándose con Formación Profesional, de manera que nuestras charlas puedan serles útiles en un futuro cuando sean autónomos.

Así pues, ante la buena acogida y los resultados obtenidos, el objetivo es extenderlo al resto de centros penitenciarios de España…

Miguel Ángel Vicente. Cualquier iniciativa que se pone en marcha en Instituciones Penitenciarias parte de este tipo de planificación. Se inicia con una actividad piloto en varios centros penitenciarios para rodar los procedimientos, ver la aceptación y los formatos, y, una vez que se ha desarrollado este piloto de manera exitosa, la idea es implementar progresivamente estas actividades de manera habitual y extensiva al resto de centros penitenciarios.

Miguel Ángel Vicente: “La normalización, en cuanto a los flujos de relación que existen en el interior y exterior de un centro, no solamente es bienvenida sino absolutamente necesaria”

Luis Monge. Sin duda. Esos cuatro centros penitenciarios corresponden a la fase piloto, en la que hemos comprobado con los equipos de reinserción y formación de cada centro que los temarios estaban bien definidos y eran útiles para sus internos. Queremos dar formación en todos los centros penitenciarios.

Miguel Ángel Vicente. Por nuestra parte, simplemente, es ponernos de acuerdo sobre la disponibilidad que tiene el Banco Santander y facilitar todo lo que sea necesario para llevarlo a cabo. Es decir, el objetivo es que de aquí a final de año vayan sumándose progresivamente otros centros penitenciarios.

Santander impulsa la inclusión y el empoderamiento financiero de las personas. ¿Cómo lo hacen posible? ¿Qué balance realizan?

Luis Monge. Tenemos tres ejes de actuación. En primer lugar, ayudamos a las personas a acceder a los servicios financieros; en segundo lugar, les proporcionamos financiación para crear o desarrollar microempresas; y, finalmente, les dotamos de los conocimientos y competencias necesarias para gestionar sus finanzas mediante la educación financiera. Hicimos público nuestro compromiso de empoderar a 10 millones de personas en el año 2015 y todos los años, en nuestra Memoria Anual, reportamos la información y las principales iniciativas en marcha.

¿Cómo ha sido la colaboración con Instituciones Penitenciarias en esta iniciativa? 

Luis Monge. Está siendo una colaboración muy positiva. Estamos todos ilusionados, porque los resultados de esta primera fase han sido muy buenos y hemos identificado posibilidades de enriquecer la colaboración con nuevos temarios específicamente diseñados en función de las necesidades de los internos, por ejemplo, para aquellos que están cursando algún ciclo de Formación Profesional. También me parece muy importante destacar que los funcionarios de los centros han sido muy colaborativos y nos han apoyado para que las sesiones impartidas fuesen un éxito.

No es habitual que las empresas colaboren con Instituciones Penitenciarias de cara a favorecer la reinserción social. ¿Qué mensaje les daría?

Miguel Ángel Vicente. Los centros penitenciarios son servicios públicos que prestan una actividad pública de la misma manera que la presta un hospital, una universidad… Es decir, es un elemento más del repertorio de políticas públicas que tiene la Administración. La normalización, en cuanto a los flujos de relación que existen en el interior y exterior de un centro, ya sea a través de entidades colaboradoras del Tercer Sector o instituciones públicas y privadas, no solamente es bienvenida sino absolutamente necesaria. 

La actividad de rehabilitación y de resocialización solamente comienza en el centro penitenciario. Nosotros ponemos las herramientas y las posibilidades para que los internos e internas tengan una palanca para que su reincorporación sea lo más normalizada posible pero, sin duda, la política pública penitenciaria no acaba con nuestras obligaciones intrapenitenciarias sino que también tiene que existir un compromiso social de acogida, de acompañamiento y de aceptación de estas personas que se han visto privadas de libertad, a consecuencia de su actividad delictiva. En un estado social y democrático de derecho, las personas tienen derecho a la incorporación y la reinserción social de la mejor manera posible. Por ello, todas las colaboraciones no solo son necesarias, sino que deberían formar parte del compromiso del resto de entidades públicas y privadas.

Compartir:
  • linkedin share button
Nueve años formando a colectivos vulnerables

Finanzas para Mortales (FxM) es un proyecto de educación financiera de Banco Santander, con nueve años de trayectoria y desarrollado en colaboración con el Santander Financial Institute (SANFI) y la Universidad de Cantabria a través de UCEIF. El programa, reconocido como uno de los más importantes de educación financiera del país por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) está impartido por empleados voluntarios de Santander y se dirige fundamentalmente a los colectivos financieramente más vulnerables como son niños y jóvenes, personas mayores, emprendedores sociales o colectivos que por diversas circunstancias se encuentran en riesgo de exclusión.

“Finanzas para Mortales-Justicia Educativa”

Las sesiones formativas, impartidas por profesionales del Santander, facilitan educación financiera básica para la inclusión de las personas privadas de libertad, dotando a internos e internas de los conocimientos económico-financieros suficientes que les permitan tomar decisiones personales y familiares sobre sus finanzas cotidianas de forma responsable e informada.

Los talleres “Finanzas para Mortales-Justicia Educativa” se imparten en dos sesiones. La primera está dedicada a las posibles salidas laborales de los participantes y profundiza en las ayudas y prestaciones existentes, orientación laboral, diferencias entre ser autónomo, trabajar por cuenta propia o por cuenta ajena o comprensión de una nómina y de una factura, entre otros temas. La segunda sesión, “Aprender a organizarse”, se centra en conocer los productos financieros básicos, el uso de la banca online, los métodos de ahorro, el endeudamiento y el consumo inteligente, el presupuesto personal y familiar o la gestión de las deudas.