Lourdes Ripoll
04/06/2021

Estamos entrando en la era del impacto y del propósito corporativo

Lourdes Ripoll Corporate Responsibility VP de Meliá Hotels International

¿Cuáles de las iniciativas desarrolladas por su compañía este año 2020 en ma-teria de RSE y Sostenibilidad destacaría?

2020 ha sido un año muy complejo marcado por la pandemia. Hemos vivido un contexto que nos ha forzado a dejar en suspenso la práctica totalidad de nuestra actividad hotelera a nivel mundial. Ante una situación tan excepcional, desde Meliá hemos actuado en dos frentes muy claros. Por un lado, priorizando la preservación del empleo y el talento y apostando de forma muy importante por la formación de nuestros equipos. El talento de nuestros equipos siempre ha sido clave para nosotros y por ello en un año marcado por el teletrabajo hemos abierto nuestra plataforma a las más de 45.000 personas que forman nuestra plantilla. En segundo lugar, hemos actuado de forma ágil e integral para preservar la seguridad y salud de nuestros empleados y clientes, poniendo en valor la experiencia adquirida por nuestros equipos en China en los primeros meses del año, a través de nuestro programa “Stay Safe with Meliá”. En último lugar, nuestro lado más social se ha materializado a través de la medicali-zación de seis de nuestros hoteles para acoger a pacientes COVID-19 y el reconocimiento a colectivos esenciales, sin duda la acción solidaria más importante de nuestra historia. Todos somos cons-cientes de que nuestra máxima prioridad es retornar a la senda de la normalidad, y para ello nos hemos preparado.

 

¿Cuáles son sus principales retos en esta área de cara a futuro?

Estamos entrando en la era del impacto y del propósito corporativo. Además, el contexto global que vivimos nos indica que ya nos estamos enfrentando a situaciones que, aun siendo muy complejas, van a condicionar de forma importante el futuro de la sociedad en general y de las empresas en particular. Los efectos del cambio climático, la priorización de la salud, nuevos entornos regulatorios en materias como el medioambiente y los de-rechos humanos, por ejemplo, marcarán la agenda de los próximos años. Frente a este contexto, sin duda alguna, considero un reto importante orientar la integración de la sostenibilidad hacia la creación de valor para las empresas, pero también hacia la generación de impacto positivo en la sociedad y en el planeta.