ENTREVISTA

Nos encantaría incorporar a otras entidades porque queremos que B-Value sea más grande


Clara Navarro y Sonia Mulero,

cofundadora, directora adjunta de Fundación Ship2B y Fundación Banco Sabadell

Clara Navarro y Sonia Mulero 25/01/2018

La Fundación Ship2B y la Fundación Banco Sabadell han puesto en marcha el programa de innovación social B-Value. La iniciativa está dirigida a entidades sin ánimo de lucro de toda España que trabajen con cualquier tipo de colectivo. El objetivo es que asociaciones y fundaciones puedan profesionalizar su labor y mejorar su propuesta de valor. Además, durante el programa de B-Value, recibirán ayuda de mentores y de la red de colaboradores del programa para desarrollar proyectos de innovación social dentro de su ámbito de trabajo.

 

¿Cómo surge el proyecto B-Value?

Sonia Mulero. El ámbito de actuación de la Fundación Banco Sabadell es cultura y talento, y en el marco del talento, hace unos años, empezamos a trabajar con la Fundación Ship2B en el desarrollo del proyecto B-Challenge. Se trata de una iniciativa que quiere apoyar a aquellos jóvenes que pongan ideas al servicio de la empleabilidad de otros jóvenes y para ello les ofrecemos unas becas de ayuda y todo un proceso de acompañamiento. Con esta experiencia de éxito y viendo que muchas organizaciones nos venían a pedir ayuda, decidimos utilizar las herramientas que habíamos creado y ponerlas en marcha con entidades sociales. Fue así como lanzamos el programa B-Value. Lo empezamos como un “experimento” y con mucha humildad, porque las entidades sociales hacen una labor extraordinaria. No queríamos cambiar nada, simplemente ofrecerles un servicio.

 

¿En qué ha consistido esta primera edición?

Clara Navarro. Hicimos un llamamiento a entidades sin ánimo de lucro que quisieran innovar. ¿Qué significa innovar? Tenían que presentarse con un proyecto concreto, que bien podía ser una idea nueva -nuevo programa, producto o servicio- o bien repensar un programa ya existente. Tenían que presentar la idea, tener el compromiso de destinar al menos una persona con dedicación exclusiva al proyecto y que este tuviera el beneplácito de la dirección de la organización o del patronato. La primera edición tuvo un éxito total de convocatoria: se presentaron 104 entidades, de las cuales 39 entidades fueron elegidas para participar en un proceso de tres meses de acompañamiento. En este período han recibido formación online, mediante webinars, han participado en talleres con mentores de Banco Sabadell, tanto en Barcelona como en Madrid, y han recibido mentoring del equipo de Ship2B y de CECOT.

Tras estos tres meses de mentorías y formación, nos volvieron a presentar el proyecto y seleccionamos a los diez finalistas de la primera edición. Con ellos trabajamos una semana presencial intensiva con una gran variedad de talleres en Barcelona y después trabajamos para dar un fuerte empujón a sus proyectos con una serie de mentorías por parte de la Fundación Banco Sabadell, con empleados del banco, y de la Fundación Ship2B y CECOT. Además, realizaron un proceso de consultoría con una experta en RRHH que les ayudó a pensar en las personas que iban a necesitar para impulsar el proyecto.

 

Además de la formación y acompañamiento, el programa también contempla una dotación económica…

Sonia Mulero. La aportación económica es una donación de 60.000 euros, repartidos en ayudas, 39 proyecto social que entregamos al final del programa.  Desde Fundación Banco Sabadell contribuimos también con recursos económicos para que Ship2B pueda desarrollar el programa y, además, nos ponemos a trabajar con ellos. Es decir, multiplicamos el valor con nuestra presencia y con las ayudas a los finalistas.

 

¿Qué feedback han recibido de las entidades participantes en la primera edición?

Clara Navarro. La respuesta ha sido espectacular. Son muy humildes y agradecidos y nos atribuyen el mérito a nosotros, pero en realidad lo tienen ellos porque se lo han trabajado mucho. Hemos recibido feedback sobre cuestiones puntuales como, por ejemplo, reducir la formación de cinco a cuatro días o valoraciones de los mentores que nos ayudan a mejorar constantemente el programa. Pero, además, los participantes han valorado mucho el networking que han realizado hasta el punto que los emprendedores están realizando proyectos conjuntamente. Creo que esto ha sido posible por la calidad humana de los emprendedores y porque hemos creado un espacio que no solo es de formación, sino también de compartir debilidades, miedos, vulnerabilidades y darle un espacio a la emoción que todos tenemos, pero que no se comparte en el ámbito laboral.

 

¿Qué novedades presenta la edición que arranca en 2018?

Clara Navarro. La primera fase de formación online durará cuatro meses con la idea de ofrecer a las entidades muchas herramientas y formación vinculada a la innovación social, y ayudarlas en esta fase e conceptualización de su proyecto y la elaboración de su plan de acción. Además, combinaremos las sesiones de formación online con worhshops con mentores y procesos de design thinking que ayudan a pensar desde diferentes puntos de vista. Una vez finalizada esta fase, deberán preparar un entregable donde expliquen en qué punto se encuentra su proyecto y cómo quieren seguir trabajando en el marco de B-Value y, con esta información, elegiremos a los diez proyectos finalistas.

En la segunda fase hacemos una semana intensiva con sesiones de trabajo conjunto, speed mentoring con directores de RSC, sesiones de trabajo interno sobre el modelo de negocio, el plan financiero… Asimismo, realizamos un diagnóstico de cada una de las entidades y les conectamos con mentores especializados en función de las necesidades de cada entidad. Durante esta fase las entidades deben desarrollar el plan de acción y las necesidades de financiación asociadas al plan de acción.

Finalmente, a finales de septiembre o principios de octubre, las entidades cierran su plan de acción y preparan la propuesta que presentarán en el Demo Day, el momento en el que las entidades explican sus proyectos, se ve el resultado del programa y se entrega la ayuda económica.

 

Además, en esta edición se suman al programa Fundación PwC y Aftershare…

Sonia Mulero. Fundación PwC y Aftershare participarán con formación y mentorías en las diferentes fases del programa y ofrecerán premios probono en formato de campaña creativa y de comunicación, por parte de Aftershare, y asesoría estratégica, de la mano de Fundación PwC.

Hemos querido incorporar a más partners a esta iniciativa y estamos abiertos a la entrada de otras fundaciones o entidades que se quieran sumar. Este proyecto no es nuestro, sino que nace con la voluntad de ayudar a las entidades sociales y nos encantaría incorporar a otras entidades porque queremos que B-Value sea más grande y poder ayudar a más proyectos del Tercer Sector. El proyecto es de las entidades sociales, no nuestro.

  Enviar entrevista






CAPTCHA Image