Smart & Human Cities | Compromiso RSE. La actualidad de las organizaciones sostenibles.

CompromisoRSE

ENTREVISTA

Gracias a la química contribuimos a que la ciudad sea más viable y saludable


Stéphane Laloyau,

Business Development Manager de Dow Chemical Ibérica

Stéphane Laloyau

Dow combina el poder de la ciencia y la tecnología para innovar en aspectos esenciales para el progreso humano. La compañía impulsa innovaciones que añaden valor a través de la interrelación entre la química, la física y la biología para dar respuestas a los desafíos más acuciantes del mundo como la necesidad de agua potable, la generación y conservación de energía limpia, y el aumento de la productividad agrícola. 

 ¿Cuál es la visión de Dow sobre las Smart Cities?

Tradicionalmente el concepto de Smart City se ha focalizado en mejorar las ciudades a través de las Tecnologías de la Información y por ello siempre se ha centrado en la comunicación y el flujo de tráfico o el uso del Big Data para analizar los hábitos de los ciudadanos y, en base a ello, mejorar y optimizar las infraestructuras. En Dow, creemos que nuestras soluciones pueden contribuir a mejorar la calidad de vida diaria del ciudadano.

Con esta visión, en 2014 Dow firmó un acuerdo con el ayuntamiento de Barcelona para convertir a la ciudad en un referente de Smart Cities. ¿En qué consiste?

En el marco de un acuerdo específico de dos años, trabajamos con el ayuntamiento de Barcelona para colaborar, proponer y desarrollar soluciones encaminadas a mejorar la pureza del aire y la eficiencia energética. Estas soluciones buscan, en base a la química, reducir las emisiones de CO2, el nivel de temperatura de los núcleos urbanos, mejorar el tráfico, disminuir el uso de aire acondicionado, mejorar la pureza del aire, etc. Para ello se estableció un marco de colaboración a partir del cual proponíamos materias primas, que se utilizaban en aplicaciones específicas, para mejorar la vida del ciudadano.

¿Qué tipo de productos químicos pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las ciudades y de sus ciudadanos?

Un claro ejemplo se llama COOLROOFTM. Es una resina acrílica que se aplica a las cubiertas de los edificios y permite que éstos absorban menos el calor. Como consecuencia del uso del COOLROOFTM se puede reducir el uso del aire acondicionado y, por lo tanto, se disminuye la factura de electricidad. En definitiva, hay una mejor calidad de vida y de trabajo.

Otro ejemplo de producto es el FASTRACKTM, una pintura especial en base agua para el tráfico que tiene una excelente adhesión y durabilidad, a la vez que el producto se obtiene una mayor visibilidad y reduce los costes de mantenimiento. Además, otra ventaja de este producto es que al no utilizar disolventes mejora la salud de la persona que lo aplica puesto que no está expuesto a componentes tóxicos.

En el ámbito de la automoción, Dow tiene una división que trabaja para reducir los pesos de los coches, como las resinas estructurales BETAMETETM. A modo de ejemplo, hace 15 años un Audi A8 pesaba 2,2 toneladas y en la actualidad hemos logrado reducir media tonelada gracias al uso de productos de Dow como la fibra de carbono, las resinas estructurales, las colas… Todo ello  contribuye a la mejora del ciudadano y a la mejora de la ciudad porque un menor peso del vehículo se traduce en menos consumo de combustible y, por lo tanto, en una reducción de las emisiones.

Además, fruto del diálogo con los ayuntamientos Dow ha lanzado nuevos productos para satisfacer sus necesidades. ¿Cuál destacaría?

Ciudades como Barcelona y Madrid destinan un gran presupuesto para su mantenimiento, tanto para su limpieza como para la mejora de la calidad del aire, etc. Ante esta realidad, Dow estudiará desarrollar productos que permitan a los ayuntamientos reducir sus presupuestos para el mantenimiento de la ciudad y, en su lugar, puedan destinarlo al gasto social.  

Por otra parte, Dow también está trabajando en temas de reciclaje…

Hace 30 años cada gran ciudad tenía su propio vertedero. Ahora, con el crecimiento de las ciudades, los vertederos se tienen que adaptar, reducir o trasladar. En este sentido, estamos trabajando para recuperar algunos materiales que tiramos al vertedero, estudiando su composición química y recomponiéndola para q sea cien por cien reciclable.  Un ejemplo de ello son las alfombras que se utilizan en las ferias comerciales. En Europa se utilizan 100 millones de m2 de moquetas feriales al año que se tiran directamente porque no son reciclables. Para solventar este problema, Dow ha desarrollado su Moqueta Textil de Polipropileno hecha con Hypod™ Polyolefin Dispersion. Diseñada para el cubrimiento de suelos en exposiciones, ferias, congresos y grandes eventos, la Moqueta está fabricada con un material duradero, fiable y de fácil instalación, que permite realzar el atractivo de los stands y mejorar el confort de los visitantes y, a su vez, garantiza el reciclaje de  moqueta, convirtiéndose en una muestra más de la aplicación de la química avanzada de Dow en el desarrollo de soluciones finales que permitan crear espacios sostenibles.

Entonces, la química está presente en nuestro día a día…

En nuestro entorno hay mucha química; la ropa que llevamos, el champú, el jabón que utilizamos cada día, el agua que consumimos filtrada… 

A pesar de ello, ¿cómo combatir la mala imagen del sector?

Dow es una empresa que contribuye mucho a la mejora del medio ambiente. España es el país de la Unión Europea que mejor percepción de la Industria Química tiene entre sus ciudadanos, es uno de los siete con mayor implantación química, según la última encuesta de percepción del sector químico a nivel europeo -llevada a cabo a instancias de CEFIC-. Este estudio recoge la percepción que los ciudadanos europeos y los líderes de opinión tienen de la industria química de sus respectivos países sobre una muestra total de 8.200 personas encuestadas (700 por país). En el caso de España, el 81% de los españoles encuestados manifestaron una percepción favorable o muy favorable del sector, preponderando los aspectos positivos de esta industria por delante de los negativos. En el caso de los líderes de opinión, la percepción positiva alcanzaba al 84% (los líderes de opinión son personas de distinta procedencia e interés profesional que están bien informadas acerca del sector). Cabe pensar que algo estaremos haciendo bien y que quizás estemos saliendo del anonimato o incluso de cierto oscurantismo que posiblemente antes percibía la sociedad acerca de esta industria como una gran desconocida. Solemos tener a algunas ONG posicionándose en contra del sector químico, pero nuestra labor es mostrarles lo que hacemos y todas las aplicaciones que la química ofrece en la mejora de la ciudad y de la vida diaria de los ciudadanos.

  Enviar entrevista






CAPTCHA Image

EMPRESAS & SMARTCITIES

accenture

Correos

Endesa