RSE

Damm apuesta por la economía circular

Damm convierte 90.000 toneladas de residuos orgánicos en alimento para animales


04/12/2017 08:00:00 El 100% de las más de 90.000 toneladas anuales del bagazo resultante del proceso de cocción de la malta y el arroz durante la elaboración de las cervezas de Damm en su fábrica de El Prat de Llobregat se aprovecha íntegramente para alimentación animal –principalmente vacas–, gracias a su 25% de contenido en proteína. De esta forma, Damm da un nuevo uso a este subproducto que se reutiliza en varias granjas que producen y comercializan leche.

Esta iniciativa forma parte de la estrategia de RSC de Damm, que tiene por objetivo la apuesta por la economía circular. El planteamiento supone reducir la generación de residuos al mínimo, promover la eficiencia en la utilización de recursos y lograr un impacto ambiental y social positivo.

El producto orgánico que comen las vacas se llama bagazo y es el subproducto resultado del proceso de cocción de la malta junto con el arroz, en la fábrica de El Prat de Llobregat. Previamente, en la maltería La Moravia que Damm tiene en Bell-lloc d'Urgell (Lleida), la cebada que la compañía compra a productores locales ha sido transformada en malta.

Con este procedimiento se cierra el círculo del proceso económico y se devuelve el cereal a su origen. La cebada se obtiene de la tierra, se procesa en la maltería y en la fábrica de Damm en El Prat continúa su proceso como alimento para las vacas y se devuelve a la tierra como abono, ayudando a volver a producir cebada.

Una de las granjas que adquiere bagazo de Damm para la alimentación de sus vacas es La Fageda, la cooperativa de elaboración de productos lácteos con sede en Olot (La Garrotxa). En total, el ganado de La Fageda consume unas 1.400 toneladas anuales de este producto, que es un alimento ideal para complementar su dieta. Las casi 300 vacas de La Fageda consumen diariamente 18 Kg de bagazo, que se reducen a 10 Kg en el caso de vacas preñadas que no se pueden ordeñar.

Con esta acción, Damm también contribuye a la acción social que rige la cooperativa gerundense, que ocupa personas en riesgo de exclusión social.

En este caso, evolucionar de la economía lineal (extraer, fabricar, consumir y desechar) a la economía circular (crear nuevo valor económico a los recursos que se incorporan en los productos y no tirar absolutamente nada) es una realidad y, a la vez, se complementa con acción social.

Medio Ambiente: Reciclaje RSE. Buen Gobierno y Reputación: Responsabilidad Social

  Deja tu comentario




  Enviar noticia