RSE

El próximo 15 de julio se celebra el Día Internacional de las Tecnologías Apropiadas

Fundación Adecco: 'El desarrollo tecnológico es vital para la plena inclusión'


14/07/2017 07:20:00 A falta de un día para que se celebre el Día Internacional de las Tecnologías Apropiadas -aquellas cuya finalidad es ayudar a resolver problemas, prestando atención especial a criterios éticos, culturales, sociales y económicos de la comunidad a la que dan servicio-, la Fundación Adecco y Keysight Technologies Spain han presentado el Informe Tecnología y Discapacidad. Su objetivo ha sido analizar, por sexto año consecutivo, el impacto que las nuevas tecnologías están teniendo en la calidad de vida y en la plena inclusión de las personas con discapacidad. Para ello, ambas entidades han realizado una encuesta a 300 personas con diferentes discapacidades.

En los últimos años, las aplicaciones móviles han supuesto todo una revolución tecnológica, especialmente para las personas con discapacidad, ya que estas apps les han permitido normalizar muchos aspectos de su vida.

Se trata de aquellas que, por ejemplo, permiten comunicarse, denunciar la violación de un derecho, encontrar un aparcamiento accesible o posibilitar a las familias localizar a una persona con discapacidad intelectual y asegurarse de que está bien.

En este según la encuesta llevada a cabo por Fundación Adecco y Keysight Technologies Spain, un 60% de las personas con discapacidad son usuarios de estas Apps más específicas, siendo los que más las emplean los que tienen discapacidad visual (77%), seguidos de los que tienen discapacidad auditiva (73%), física (65%) e intelectual (50%).

Pero, ¿qué tipo de Apps y/o útiles emplean? Algunos de los más habituales, y que han sido mencionados en la encuesta, en el caso de las personas con discapacidad visual son Siri, VoiceOver, Lazzus, Google Talk Back y Zoom o lupas aumentativas.

Por lo que respecta a la discapacidad auditiva apps como Petralex, Pedius, los Audífonos de Iphone y otras tecnologías para localizar lugares de ocio y turismo accesible, han hecho más fácil e igualitaria la vida de este colectivo.

Las nuevas tecnologías mejoran la calidad de vida

El creciente uso de las nuevas tecnologías por parte de las personas con discapacidad hace que puedan normalizar cada vez más sus rutinas, convirtiéndolas así en un factor de inclusión social. Por ello, no es de extrañar que un 84% de los encuestados por Fundación Adecco y Keysight Technologies Spain declare que su calidad de vida global ha mejorado gracias a ellas.

Sin embargo, el documento también refleja una serie de desigualdades como que sólo un 37,9% de las personas con discapacidad tiene un empleo o lo está buscando.  Asimismo, del total de personas con discapacidad en edad laboral (1.335.100), sólo 1 de cada 4 trabaja (25,7%), frente al 58,2% de la población general donde la tasa de paro es 8 puntos inferior al de este colectivo.

En este sentido, cómo pueden ayudar las nuevas tecnologías a acercar a los inactivos con discapacidad al mundo del empleo, y así reducir la brecha laboral.

Por ejemplo, las apps pueden permitir a las personas con discapacidad buscar empleo eliminando el factor desplazamiento, también pueden ser utilizadas por las personas con discapacidad para desempeñar ciertos puertos de trabajo, de los que antes estaban excluidos. Por ejemplo, una persona con discapacidad motora puede manejar ratones de diadema y trabajar como administrativo.

En la misma línea, determinadas adaptaciones tecnológicas solventan las barreas de comunicación que encuentran personas con discapacidades sensoriales, de modo que pueden contactar con clientes, proveedores y otros Grupos de Interés sin que la comunicación sea un problema.

Por todo ello, no es casual que un 50% de los encuestados asegure que puede desempeñar su puesto de trabajo, de una forma u otra, gracias a la contribución de las nuevas tecnologías. Sin embargo, existe un 27% que afirma que, aunque podría teletrabajar, su empresa le exige acudir físicamente.

Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, “en nuestro país sigue primando la cultura del presentismo, en lugar de construir relaciones basadas en la confianza en las que se mida al trabajador por objetivos”.

"Posibilitar el teletrabajo a las personas que más lo necesitan, como son las que tienen discapacidad, no sólo ahorraría costes de desplazamiento -señala- sino que aumentaría la motivación y la implicación de los empleados, al sentir que su empresa se preocupa de su desarrollo personal y profesional”.

La brecha digital, la otra cara de la moneda

A pesar de que la mayoría (37%) de las personas con discapacidad no encuentra ninguna barrera para utilizar las nuevas tecnologías, un 63% sí halla dificultades. Concretamente, un 35% destaca que el coste es muy elevado (por ejemplo, no puede permitirse comprar un móvil mejor o renovar su ordenador); un 13% afirma que, aunque dispone de poder adquisitivo, carece de los conocimientos necesarios para usarlas y un 15% manifiesta otro tipo de barreras.

Según Francisco Mesonero, “no hay que olvidar que la tasa de riesgo de pobreza de las personas con discapacidad (31%) sigue siendo más elevada que la del resto de la población (26%)", por lo que no es de extrañar que encuentren más dificultades a la hora de acceder a ellas.

En este sentido, Mesonero añade que “resulta crítico seguir concienciando sobre la importancia de incluir las necesidades de las personas con discapacidad en el diseño de las nuevas tecnologías, ya que ello les permitirá ser parte de la sociedad y aportar su talento como cualquier otro ciudadano”.

La Accesibilidad Universal, el gran reto

La mayoría de los encuestados (80%) coincide en que el creciente desarrollo tecnológico no ha ido acompañado de medidas de accesibilidad en el entorno que permitan la participación plena de las personas con discapacidad en las diferentes esferas sociales, lo que ocasiona situaciones de dependencia injustificadas.

De hecho, las personas con discapacidad acostumbran a encontrar multitud de barreras cuando salen fuera de casa: al menos la mitad lo hace en la calle, siendo los bordillos en la acera los problemas más importantes para el 38,4% de las personas, seguidos de los obstáculos en las mimas aceras (papeleras, socavones, estrecheces…) que afectan al 36%.

Sin embargo, no todos los problemas responden a barreras físicas, sino que algunas personas con discapacidad también encuentran dificultades para orientarse o identificar calles, cruces o señales. Estas barreras se hacen muy patentes en el transporte público, donde aproximadamente el 50% de las personas con discapacidad encuentra dificultades para subir o bajar del vehículo, acceder a estaciones, interpretar o comprender planos, etc. 

Según Mesonero, “el desarrollo tecnológico es fundamental para la plena inclusión de las personas con discapacidad, pero debe complementarse con medidas de intervención físicas”.

RSE. Buen Gobierno y Reputación: Responsabilidad Social Trabajo: Discapacitados y colectivos desfavorecidos

  Deja tu comentario




  Enviar noticia