RSE

La ONG denuncia que el proyecto de extracción daña al espacio protegido

Greenpeace paraliza las obras de Gas Natural Fenosa en Doñana


01/12/2016 08:25:00 Greenpeace ocupa las instalaciones de Gas Natural Fenosa en el entorno de Doñana, al considera nocivo y contraproducente para el medio ambiente el proyecto de extracción y almacenamiento de gas que la compañía energética mantiene en la zona. Tras esta acción, Gas Natural Fenosa y Enagás presentaron sendas denuncias ante la Guardia Civil y apuntan que el proyecto Marismas no supone una actividad nueva, ya que el almacenamiento de gas ya existía de forma natural en la zona.

Ecologistas de Greenpeace, junto a otras entidades conservacionistas y sociales, han paralizado durante unos días el proyecto de convertir el subsuelo de Doñana en un gigantesco almacén de gas, ocupando las instalaciones del complejo Marismas Occidental que Gas Natural Fenosa -la promotora del almacén gasístico- tiene ya en marcha junto al parque, aunque fuera de sus límites. 

La acción logró paralizar el funcionamiento de las instalaciones, como reconoció la propia empresa gasística, que condenó el asalto y denunció, junto a Enagas -propietaria de las conducciones-, a los activistas.

La ONG se opone a búsqueda de hidrocarburos "y más si supone perforar en espacios protegidos de alto valor como es el Parque Nacional de Doñana", según reconoce en su escrito a los medios. "Por eso vamos a hacer lo que sea necesario para detener las prospecciones y exigir el cambio a un nuevo modelo 100% renovable, eficiente, inteligente y en manos de la ciudadanía”, señalaba Sara Pizzinato, responsable de la campaña de Energías Renovables de Greenpeace.

Además, el responsable de campaña de Greenpeace, Julio Barea, que se está haciendo "el trabajo que no han hecho las administraciones, proteger nuestro medio ambiente".

Gas Natural, por su parte, defende que el proyecto Marismas no supone una actividad nueva, ya que el almacenamiento de gas ya existía de forma natural en la zona. "Se trata de utilizar los almacenes naturales que ya existen y que llevan conteniendo el hidrocarburo desde hace seis millones de años", alegan.

Además, la compañía asegura que esta actividad no ha causado afección al medio ambiente y que el proyecto "han seguido una rigurosa y completa tramitación durante siete años para conseguir la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que ha tenido en cuenta todos los aspectos medioambientales".

  Deja tu comentario




  Enviar noticia