RSE

El gobierno nicaragüense hace del mantenimiento de la biodiversidad una de las principales luchas de su ejército

Un 'batallón ecológico' lucha contra el cambio climático en Nicaragua


05/03/2012 11:40:37 La guardia verde es un grupo de 580 soldados que trabajan en el mantenimiento del entorno natural nicaragüense. Conscientes de la importancia económica, social y ecológica de sus inmensas extensiones de terreno, este ‘batallón ecológico’ ha hecho de la lucha contra el cambio climático y la deforestación indiscriminada una de una de sus misiones más importantes.

El Batallón Ecológico de Nicaragua es una respuesta militar a las amenazas del cambio climático que afectan al país. 580 ‘soldados ecológicos’ ganaron la batalla recuperando 3,165 metros cúbicos de madera ilegal del Cerro de Wawashang (una reserva natural) talada por madereros, según recoge BBC. El ejército sigue de cerca a la organización criminal que saqueaba la madera de la reserva en la que actuaron.

BBC destaca que desde 1983 la cubierta forestal de Nicaragua se ha reducido del 63% al 40%, según datos del Gobierno.

Los soldados también disponen de palas para plantar 560.000 árboles en las distintas reservas nacionales afectadas por la deforestación.

La actividad agrícola también es responsable
Como ocurre ya en otros lugares del mundo, la responsabilidad de la deforestación de los terrenos no sólo recae en organizaciones que actúan indebidamente, sino también en los agricultores y ganaderos.

El asesor del presidente Daniel Ortega para las políticas nacionales de desarrollo y representante de los foros mundiales del cambio climático, Paul Oquist, anunció que desde 2006 están perdiendo 200 millones de dólares al año en pérdida de la producción agrícola debido al cambio climático.

Asimismo, el aumento anual de las temperaturas –hasta tres grados en los últimos 50 años- está provocando que muchos productores de café tengan que desplazarse a cotas más altas de montaña para poder plantar el café.

Según BBC, es probable que sólo el 25% del país permanezca cubierto de bosques para el año 2030. Paul Oquist responde a la situación afirmando que ‘Nicaragua no está esperando a que la comunidad mundial haga algo para combatir el cambio climático’. En lugar de eso, está buscando soluciones desde dentro, como la puesta en marcha del Batallón Ecológico, que actúa en un asunto de seguridad nacional.

  Deja tu comentario




CAPTCHA Image

  Enviar noticia






CAPTCHA Image