Reportaje

movilidad sostenible

ENDESA impulsa la movilidad eléctrica entre sus empleados

12/06/2017 En su apuesta decidida por una nueva cultura de la energía, más sostenible, inclusiva y responsable, ENDESA tiene como objetivo impulsar la electrificación de la demanda energética de la sociedad, al entender que es el vector energético más sostenible, de emisiones cero en consumo y alta eficiencia en la generación, que además reduce la dependencia energética exterior de España. Para lograr este cambio de cultura sobre la energía es necesario fomentar el compromiso de la sociedad para cambiar determinados hábitos de consumo hacia esas soluciones más sostenibles. Y en ese proceso los empleados de ENDESA pueden jugar un papel ejemplificador.

Central Lechera Asturiana realizó, a lo largo de Bajo una visión integral de la movilidad, ENDESA ha diseñado su Plan de Movilidad Sostenible y Segura que contiene una veintena de acciones que fomentan la movilidad sostenible y segura en los empleados, flotas, proveedores, clientes y en la sociedad en general. Este plan de actuación pretende cubrir todos los aspectos de la movilidad con acciones como la electrificación de la flota, la instalación de dispositivos para mejorar la eficiencia y seguridad en la conducción de la flota, el car sharing, car pooling, la formación en conducción eficiente y segura, el impulso de medidas de flexibilidad horaria y teletrabajo, la tarjeta transporte público para empleados o el impulso de soluciones tecnológicas para evitar desplazamientos para reuniones de trabajo, entre otras medidas. Precisamente, una de las últimas medidas implantadas por la compañía, que busca conseguir una movilidad más eficiente de sus empleados, es uso de taxi compartido.


Proyecto de Taxi Compartido

Recientemente, la compañía ha puesto en marcha el Proyecto de Taxi Compartido con la ayuda de taksee, plataforma líder de gestión de movilidad urbana para grandes empresas. De esta forma, los cerca de 8.000 empleados de la compañía ya pueden solicitar taxis para sus desplazamientos profesionales compartiéndolos con otros compañeros. Optimizando la ocupación en cada trayecto, ENDESA minimiza el número de vehículos necesarios para prestar el servicio y contribuye, así, a reducir el tráfico y las emisiones. El objetivo de este proyecto es reducir los más de 63.000 servicios que anualmente realizan los empleados de la eléctrica que suponen un gasto superior a los 1,2 millones de euros.

Tal y como cuenta la responsable de Calidad de Medios Iberia de ENDESA, Patricia Soto, “la política de la compañía es priorizar el uso del transporte público para los desplazamientos, pero cuando por motivos de horario o lugar donde se encuentre en empleado no exista esta alternativa, podrá solicitar un taxi”. Ahí es donde entra en juego taksee, una aplicación que permite a los empleados de ENDESA compartir taxi para realizar trayectos desde aeropuertos, estaciones AVE o sedes corporativas, incluso aunque no se conozcan. El funcionamiento es sencillo. “A través de una aplicación el empleado solicita un taxi para ir, por ejemplo, del aeropuerto a la sede de Endesa. El sistema detecta automáticamente si existen reservas similares de otros empleados de la compañía y facilita que ambos se pongan en contacto para compartir el trayecto”, comenta Soto. Entre las ventajas que ofrece este sistema, la responsable de Calidad de Medios Iberia destaca la trazabilidad y el ahorro de costes: “Cuando un empleado solicita un taxi su manager recibe automáticamente un correo notificándole la persona, el día y el recorrido, lo que permite reducir un posible fraude. Además, taksee hace una factura integrada de todos los taxis que nos permite reducir el IVA y, por su parte, el empleado se ahorra tener que adelantar el dinero y realizar la posterior hoja de gastos”.

Gracias a la puesta en marcha de este proyecto, en el último trimestre de 2016, la compañía ha conseguido una reducción del 28% en los trayectos y un ahorro del 44 % del gasto con los mismos empleados transportados que viajaron casi la mitad de ellos compartiendo, el 47%, representando éstos sólo el 24,8% del gasto y el 26% de los trayectos. En este período ENDESA evitó 338 carreras “solapadas” o repetidas y provocó la correspondiente disminución del consumo de energía realizando 6.760 km menos y reduciendo 730kg de CO2 emitido.


Car sharing

Otra de las iniciativas que ha lanzado ENDESA en este ámbito es el servicio de car sharing, que consiste en un pool de vehículos eléctricos puestos a disposición de los empleados para que puedan realizar sus gestiones laborales de una manera sostenible y no contaminante. Tal y como comenta la responsable de Calidad de Medios Iberia de ENDESA, “a través de una aplicación, los empleados pueden reservar, por horas o incluso días completos, un vehículo eléctrico para hacer gestiones laborales”.

El servicio de car sharing se presta actualmente en siete sedes y está compuesto por 20 vehículos BMW i3, con una autonomía aproximada de 130 km. Pero, “ante la buena acogida del servicio por parte de los trabajadores, este año vamos a ampliar la flota de vehículos en aquellas sedes que tienen una mayor demanda”, añade Patricia Soto. De hecho, en su primer año de implantación el car sharing ha contado con casi 1.000 usuarios registrados, más de 2.350 servicios realizados y más de 100.000 km recorridos que equivalen a un ahorro de emisiones de más de 12 toneladas de CO2. Entre los objetivos planteados se encuentra alcanzar en 2021 la cifra de 1.000.000 de km recorridos.


Plan de Movilidad Eléctrica para empleados

Por otra parte, ENDESA lanzó en 2015 el Plan de Movilidad Eléctrica para empleados que en sus dos primeras ediciones ha conseguido que 274 empleados se hayan sumado, a modo particular, a circular sin emisiones. Entre otras medidas, con este plan los empleados de ENDESA pueden adquirir un vehículo eléctrico a precios más competitivos, gracias a los acuerdos que la compañía ha alcanzado con diferentes fabricantes de coches eléctricos. Además, la empresa ofrece facilidades en la instalación de punto de recarga doméstico y da preferencia a los vehículos eléctricos en el aparcamiento en sus sedes corporativas. Ahora la compañía está a punto de lanzar la tercera edición de su Plan de Movilidad Eléctrica, con el objetivo de que otros 250 trabajadores de la empresa se sumen al coche eléctrico.

Paralelamente, ENDESA puso en marcha en 2016 un nuevo plan para electrificar la flota de vehículos de representación de sus directivos. El objetivo es que, en el 2020, 4 de cada 10 vehículos de este segmento sean híbridos o 100% eléctricos.

Para incentivar a los directivos a que escojan este tipo de modelos, la empresa aumentará la cuota que reciben para el renting: un 20% o un 40% más si es híbrido o eléctrico puro, respectivamente, durante los tres primeros años. A partir de 2020, una vez que ya esté más maduro el mercado, la ayuda bajará a una mejora del 10% o del 21%, respectivamente. Además, la empresa se compromete a ampliar el despliegue de la instalación de infraestructura de recarga en sus sedes. En los casos en los que la elección siga siendo un vehículo tradicional de combustión, la empresa persigue reducir las emisiones de este segmento, incluso más allá de lo marcado por las directrices europeas. De esta forma, el directivo tendrá una limitación máxima de emisiones para su vehículo de 150 gCO2/km hasta 2019 y de 120 gCO2/km a partir de 2020.

Descargar archivo »

Enviar reportaje