OPINIÓN

¿Puede mi empresa contribuir a evitar el cambio climático?

Sandra Lema Alvarellos,

redactora del blog Ingredientes que Suman de Oxfam Intermón

Sandra Lema Alvarellos

Muchas de las actividades que llevan a cabo las empresas y también los particulares afectan de forma muy seria a nuestro planeta. Recordemos que el calentamiento global tiene repercusiones no solo a nivel del planeta y sus recursos, sino también en la salud pública, ya que afecta a los suministros, y provoca un aumento de los brotes de enfermedades.

Evitar el cambio climático está en la mano de todos, tanto de los gobiernos e instituciones públicas, como de las empresas privadas y los particulares, por eso si todos ponemos algo de nuestra parte podremos intentar frenar esta situación tan perjudicial. Algunas empresas están trabajando de forma explícita en ello, y es que todas las compañías pueden aportar mucho en la consecución de estos objetivos, por eso hoy queremos hablar de cinco sencillos consejos que las compañías pueden poner en marcha en el marco de su estrategia de RSE para unirse a la lucha contra el cambio climático.

Tips para empresas en la lucha contra el cambio climático
Aplicando estas premisas al desarrollo normal de la actividad las empresas no solo podrán luchar contra el calentamiento global, sino también reducir costes y emisiones para realizar una actividad más limpia.

Uso de bombillas de bajo consumo: Por supuesto, las sedes de las empresas necesitan contar con la iluminación adecuada para garantizar el rendimiento de sus empleados, por eso los LEDs de bajo consumo son una alternativa no solo más barata, sino también más eficiente y limpia, ya que contamina mucho menos que las otras versiones. Con una pequeña inversión inicial, una compañía podrá ahorrar mucho en electricidad y cuidar el medio ambiente. Además, apagar la luz al salir de las habitaciones o aprovechar el máximo la iluminación del día son consejos fácilmente aplicables y con resultados sorprendentes.

Ajuste de la calefacción: Una media de 19 o 20 grados es suficiente para que un equipo de trabajo se encuentre cómodo, por eso es importante fijarse en la temperatura del termostato cada poco tiempo. Además, hay días más cálidos en los que se podría prescindir de ella y así ahorrar costes además de evitar el calentamiento global.

Fomentar el transporte público: La mayoría de los trabajadores se mueven en coches particulares, que son altamente contaminantes y que además requieren altos gastos en carburante. Hay empresas que apuestan por subvencionar una tarjeta de transporte público o incluir una partida presupuestaria a pagar el abono de sus empleados para fomentar este tipo de prácticas.

Transporte eléctrico para empresas con necesidades de desplazamiento: Las empresas que, por su funcionamiento, deben utilizar medios de transporte para mercancías o pasajeros pueden apostar por la renovación de la flota y la compra de vehículos eléctricos, que son mucho menos contaminantes y rentables a la larga.

Reciclaje: Esta es una de las acciones que más se llevan a cabo en los negocios, y es que separar los residuos y depositarlos en contenedores concretos puede ayudar a revertir los efectos del cambio climático. Además, es una práctica que involucra a todo el equipo y crea un sentimiento de colaboración.

El cambio climático es una realidad. En los últimos 50 años, la acumulación de dióxido de carbono en las capas bajas de la atmósfera ha aumentado un 30%, lo que trae consigo un aumento de la temperatura del planeta y un cambio en el reparto de los recursos, además de una mayor presencia de determinados problemas de salud. Reducirlo está en manos de todos, también de las empresas, por eso aplicar sencillos consejos como estos puede frenar de forma considerable el avance del calentamiento global.

TEMÁTICA TRATADA EN OPINIÓN

TEMÁTICA GENERAL