OPINIÓN

¿Cómo conseguir ser una empresa atractiva para trabajar?

Rafael Garavito,

Country Manager de Universum España

Rafael Garavito

En la economía de intercambio, el resultado de la relación entre proveedor y comprador lo medimos a través del concepto de “valor”. En el ámbito del consumidor, dicho “valor” se ve reflejado en su mayoría en el precio del servicio. Así, un proveedor fijará el precio según los factores de producción necesarios para generar su servicio y sus expectativas de rentabilidad. Por su parte, el comprador decide qué tanto está dispuesto a ofrecer en función de su poder adquisitivo, otras alternativas en el mercado, y en especial según el valor que le asigne a su experiencia con el proveedor. Esta misma relación la encontramos en el mundo de las marcas como empleador.

El primer paso para conseguir ser una empresa atractiva para trabajar radica en entender estas dinámicas de intercambio y adaptarlas al mercado laboral actual. El “poder adquisitivo” y nivel de conocimientos de la fuerza laboral como “compradores de un lugar para trabajar” va en aumento. Nos encontramos ante una población laboral creciente y cada vez más educada que, además de ser nuestros actuales y futuros empleados, son nuestros principales consumidores.

El segundo paso es reconocer que su organización depende de una buena marca como empleador y que el nivel de compromiso y buena imagen de marca que logre generar impacta el rendimiento de su negocio.La empresa más atractiva para trabajar en el estudio de Universum es también la segunda marca más valorada en el mundo.

El tercer paso implica el desentenderse del Employer Branding como herramienta únicamente operativa y darle el espacio que merece en su agenda corporativa como vehículo importante para salvaguardar los intereses de sus accionarios y la salubridad de su empresa. Así, su organización debe desarrollar su propuesta de valor como empleador (EVP) de forma coordinada, tangible y estructural. Para ello necesita involucrar no solo a su departamento de RRHH, sino también al cuerpo directivo y su departamento de Comunicación.

El cuarto paso es saber que el desarrollo de su marca como empleador requiere la utilización de datos de mercado provenientes tanto de sus stakeholders internos como externos que le ayuden a identificar sus fortalezas y debilidades. La utilización de métricas claras y comparables de rendimiento sirve para trazar un mapa a seguir, tanto en función de sus políticas internas de RRHH como de sus estrategias de comunicación hacia el mercado.

El quinto paso para ser un empleador ideal yace en el proceso exhaustivo, fundamentado en datos, coordinado y optimizado de sus esfuerzos de comunicación. El que su empresa exista no quiere decir que el mundo la conozca. Así, en un mundo saturado de empresas, información, opiniones y canales de comunicación, hace falta el desarrollo de un plan de comunicación de marca de empleador sincronizado con su marca corporativa.

El sexto y último paso para ser una empresa atractiva radica en llevar a cabo un debido seguimiento en intervalos razonables de tiempo. Su marca como empleador, así como su demografía laboral y la percepción que tiene el mercado sobre su empresa, es algo cambiante.

Su marca como empleador ya existe, y si no es usted, alguien más ya la está comunicando. En el Employer Branding, su oferta como empleador y su imagen de marca como lugar para trabajar son expresiones fundamentales de su valor como organización n

TEMÁTICA TRATADA EN OPINIÓN

TEMÁTICA GENERAL